miércoles, 13 de marzo de 2019

“Resistencias pictóricas”

“Resistencias pictóricas”
Las prácticas pictóricas como resultado de la interrelación entre lo subjetivo y lo objetivo
Muestra pictórica colectiva de los artistas
Milton Afanador Alvarado y Diego Correa H-S
En la Sala de Arte del Centro Colombo Americano de Bucaramanga

Milton Afanador Alvarado: Maestro en Bellas Artes UIS y Especialista en Medios y Tecnologías para la Producción Pictórica UNA. Artista plástico y visual, docente, performer, gestor cultural, creador y productor de proyectos colectivos.

Diego Correa H-S: Pintor de formación en taller, Diseñador gráfico especializado en medios digitales, Maestro artesano con especialidad textil, asesor de proyectos culturales.

2entesmagazin arte y cultura III Charlando con... Milton Afanador Alvarado: https://www.youtube.com/watch?v=4yjqXF6YOBY&t=83s
















Filosofar, pintar, explorar… 

Cuando el arte se nutre de integralidad, las obras se asumen como ese espejo que da cuenta del artista, de aquel ser que se esconde tras el lienzo. Ese acto de no solo crear con las manos, sino con la mente, la paciencia de los años, las experiencias vividas y temidas, la influencia expresionista y el performance diario de la vida, ofrecen un resultado como el que se percibe en la propuesta artística de Milton Afanador Alvarado y Diego Correa H-Santiesteban, quienes en “Resistencias pictóricas” Las prácticas pictóricas como resultado de la interrelación entre lo subjetivo y lo objetivo, logran derribar esas barreras entre estos conceptos y forman un nuevo paisaje que se nutre del acto sabio de pensar y filosofar, más que el de pintar por pintar o crear por crear. Todo esto con un posible fin: trazar los caminos insondables de la percepción. 

En esta muestra pictórica, los espectadores podrán desprenderse de sus afanes por lo figurativo y emprender un viaje introspectivo, a través de los paisajes, que estos dos artistas proponen. Para lograrlo, el único requisito es abrir su mente y descubrir que el número de posibilidades interpretativas es tan amplio como los caminos que subyacen en las obras que conforman “Resistencias pictóricas”. La desmaterialización de la pintura y el elemento rizomático permiten, junto con ese juego infinito por la geometría como puente creativo, que las obras aquí expuestas sean como esas líneas trazadas, creadoras de relieves, que inician siendo visibles, pero se diluyen con el paso inefable del tiempo. 

Jimmy Fortuna 





















































Título: “Resistencias pictóricas” 

Las prácticas pictóricas como resultado de la interrelación entre lo subjetivo y lo objetivo 

Técnicas: Pinturas, mixta e instalación 

Autores: Milton Afanador Alvarado y Diego Correa H-S 

Dimensiones: Variables 

Fecha: 2019

Resistencias pictóricas y la abstracción zombi (el retorno de las manchas pseudo-vivientes) y la primera obligación entonces, es pintar. 

En el texto Santander en abstracto, publicado por [esferapública] en 2015/12/10, del filósofo y magíster en semiótica Martín Alonso Camargo Flórez, en el que él hace alusión sobre las anacrónicas terquedades de retorno a lo abstracto desde lo pictórico, en un terreno que, dada la clausura de sus posibilidades históricas, desde hace rato ha optado por profanar los estilos ya canonizados hasta llegar a lo que los gringos han denominado zombie formalism –aunque yo preferiría hablar, para el contexto colombiano, de abstracción zombie (el retorno de las manchas pseudo-vivientes). Esta anacrónica terquedad que menciona Camargo es totalmente cierta para mí. En “Resistencias pictóricas”, actual ejercicio de pintura, a diferencia de “Volver” (2015 Hotel Bucarica - Universidad Industrial de Santander / 3 al 25 de septiembre), no se trata de regresar a la vida del pintor el amado ejercicio pictórico; acá, la pregunta, si bien sigue partiendo del mismo punto, se enfoca en por qué seguir haciéndolo, en por qué una vez regresado el ejercicio a la vida, este se incorpora y empieza a generar interrelación entre lo subjetivo y lo objetivo. Mi abstracción zombi se ha arrastrado hasta el 2019, sigue viva y huele mucho mejor que algunas de mis acciones performativas (Diálogos sobre la J.E.P. 2018, carne en descomposición). También en su texto Camargo acentúa que: parte de su anhelo (-mi anhelo) por reencontrarse con el que sería su primer amor estético: la pintura. Un amor que surgió en aquella lejana exposición de Luis Caballero, en el que hoy es el Instituto Municipal de Cultura y Turismo (IMCUT), por allá a finales de los 80, y que mantuvo vivo su deseo de adoptar como forma de vida el peligroso y arriesgado mundo de las artes plásticas y visuales contemporáneas. Un amor que, al igual que otros tantos, ha pasado por los desencuentros, las traiciones y las derivas de un amante entregado a otros medios de representación –como han sido el performance y la fotografía–, pero que hoy, 2015(-y ahora en 2019), ha decidido regresar (-continuar) sin ningún tipo de rencores a la vida del artista. En este momento y con la vigencia que mantiene el texto puedo atreverme a afirmar que, en 2019, he seguido, regresé sin rencor a mi pintura, a la memoria, al olor del jabón azul, al tizne del carbón de los exhortos de la fábrica familiar, al frío bumangués de los sábados en la mañana, a la bruma de la tostadora de café de la carrera 15 con calle 24 de la ciudad, al rojo de la cera de brillar los pisos, al plateado industrial de los silenciadores terminados, a las líneas trazadas sobre la pintura aún fresca de las superficies y paredes del taller de exhortos, al azul de las cenefas desgastadas de las casas viejas de los barrios fundacionales y a la acción de sustraer esta materia, levantando las capas de pintura de los muros. Con todo esto, creo que todo volver, y toda resistencia tienen algo de anacrónico, nostálgico y zombi. En estos días que los 80 como década están de moda y Queen, las Hermanitas Calle y Stranger Things, nos lo recuerdan, lo confirman, gracias a estos remezclas, doy respuesta, a través de los imaginarios nostálgicos de otros, y teóricamente desde releer a Camargo del 2015 y desde encontrarme con la conclusión de Martha Patricia González Santiago en su texto La práctica pictórica como resultado de la interrelación entre lo subjetivo y lo objetivo. La reflexión personal sobre la relación entre la subjetividad y lo objetivo ha permitido el acercamiento a teorías relacionadas con la fenomenología. La práctica pictórica va conformándose como estrategia o como una metodología por sí misma para poder acceder a las cosas, a la verdad. <>[1] Es la primera idea de Merleau Ponty en El ojo y el espíritu, esto pareciera obligar a que el pintor vaya a las cosas, a ser en ellas, a habitar el mundo. Hasta el momento, la teoría no puede indicar la forma de realizar la encomienda, sólo sugiere un sendero hipotético o muestra los pasos que otros han dado. A pesar de lo incierto que pueda ser el camino propio, hay por lo menos una consideración a seguir durante la práctica artística en general y pictórica específicamente: tener en cuenta la intersubjetividad; esto es, considerar a los otros, abrirse a sus mensajes y comunicar lo experimentado. Este vínculo en diferentes niveles –el físico, el espiritual, ambos- evita el aislamiento y la crisis de identidad. La intersubjetividad como hilo de vida, hace visible un panorama extenso que va desde la evidente artisticidad del profesional hasta lo artístico encontrado en el otro, aquél que no cree estar relacionado con el arte. 



La primera obligación entonces, es pintar. 

-Mi primera obligación es seguir pintando. 



[1] Merleau-Ponty, Maurice, El ojo y el espíritu, p. 9.

2entesmagazin arte y cultura III Inauguración de la exposición colectiva "Resistencias pictóricas"





“Residencias Pictóricas”, en el Centro Colombo Americano: https://www.vanguardia.com/entretenimiento/galeria/residencias-pictoricas-en-el-centro-colombo-americano-JY414784

Más que una muestra de artes plásticas, ‘Residencias Pictóricas’ es una exposición conformada por diversas técnicas que nace como resultado de la interrelación entre lo subjetivo y lo objetivo en la contemporaneidad.

Milton Afanador y Diego Correa H-S son los artistas encargados de captar la atención del público santandereano con técnicas como pintura al óleo, carbón, cera de piso, pinturas industriales, esmalte industrial y con temas como abstracción y paisaje emocional, más que formal.

Esta muestra, sin duda, promete traer a la región el arte de vanguardia.

El artista Milton Afanador, reconocido en el ámbito nacional e internacional por sus performances, explica que “Residencias Pictóricas es un ejercicio y una posibilidad estética para mostrar que se pueden contar historias desde la memoria y lo personal, desde la pintura abstracta”.

Afanador comenzó este trabajo entre 2015 y 2016, cuando retomó la pintura. Es maestro en bellas artes y su tesis “100% americano” fue laureada y nominada en el 2006 al premio Otto de Greiff a Mejores Proyectos de Grado. Ese mismo año participó en el 40 Salón Nacional de Artistas y fue becado con una residencia artística en México en 2007.

Motivado por esta experiencia, en 2008 realizó estudios de especialización en Medios y Tecnologías para la producción pictórica en Argentina. Entre 2009 y 2016, integrando el colectivo ‘Por ahora’, gestionó y participó en muestras en pro de la integración artística para Santander.

Por su parte, Diego Correa H-S es pintor de formación en taller, diseñador gráfico especializado en medios digitales, maestro artesano con especialidad textil, asesor de proyectos culturales.

A los 23 años se radicó en Barichara donde cimentó su cercanía con el reconocido artista David Manzur, con quien aprendió el contexto y trasfondo de la pintura.

Actualmente está finalizando la carrera de diseño gráfico.

“En la actual exposición solo mostraremos pintura y en ella hablaremos un poco del oficio como tal, su contenido, la fuerza del pintor y sobre todo la rareza del pintor, pues actualmente el arte está más enfocado en la producción de imágenes en nuevos medios y nuevos canales de expresión. De esta manera nuestra exposición es un refuerzo atemporal sobre la técnica de la pintura”, señala Correa.

La exposición se inaugura este 14 de febrero a las 6:30 p.m.